Zergatik, Jamil? ¿Por qué, Jamil? (2015)

Estrenaldia:

2015ko Urriak 16ean, Donostiako Antzoki Zaharrean

Egilea: Patxo Telleria

Zuzendaritza: Jokin Oregi eta Patxo Telleria

Aktoreak: Mikel Martinez, Eneko Sagardoy

Musika: Pascal Gaigne

Ikus-entzunezkoak: Acronica Producciones

Diseinu grafikoa: Hirudika

Argazkiak: Guillermo Casas

Eskenografiaren sorkuntza: Eskenitek

Produkzio exekutiboa: Pio Ortiz de Pinedo

Leer / Descargar PDF >

Irakurri / Deskargatu PDF >

Kolpe bat jaso eta memoria galdu berri duzu. Dakizun bakarra, poliziak esan dizulako, zera da: bere ohean zetzan elbarritu babesgabe bat tiroz akatu duzula; duela gutxirarte maitekiro zaintzen zenuen gizona, hain zuzen. Zeure burua duina eta zintzotzat duzu eta hala ere krimenik gorrotagarriena burutu duzu. Eta zeure buruari galdetzen diozu: “Zergatik, Jamil?”

Acabas de perder la memoria por un golpe. Lo único que sabes, porque te lo ha dicho la policía, es que acabas de matar de un disparo a un inválido postrado en su cama, al hombre al que hasta hace poco cuidabas con cariño. Tú, que te crees buena gente, acabas de cometer el más horrendo de los crímenes. y te preguntas: ¿Por qué, Jamil?

Confieso que mi principal objetivo a la hora de escribir teatro es “divertir” al espectador.

Esto puede parecer una declaración de frivolidad, pero no lo es. Para mí “divertir” es simplemente el antónimo de “aburrir”. Y ya se sabe el primer y único mandamiento de Billy Wilder: “Prohibido aburrir”.

“¿Por qué Jamil?” plantea un conflicto (un asesinato sin explicación). Esa es la trama de la historia. Ese conflicto encierra a su vez dos conflictos humanos de envergadura. Ese es el tema de la historia.

Por un lado el de Jamil, un joven de origen magrebí que parece haber asesinado a sangre fría a un inválido indefenso postrado en su cama. Su condición de inmigrante, de extranjero, de “moro”, alimenta la indignación popular.

Por otro lado el de Xabier, un hombre que sufre una parálisis progresiva, que ha sabido encarar su enfermedad con valor y alegría de vivir, mientras vivir ha merecido la pena, y que sólo desea un final digno. Un hombre casado con una mujer que le quiere pero que no sabe o no quiere comprender su voluntad.

Con esta materia prima se podría construir un drama social en toda su crudeza. Pero he preferido crear una estructura que, sin renunciar a la hondura que los conflictos requieren, resulte un estimulante y activador ejercicio de suspense teatral.

Como en todo suspense, el espectador hace desde un principio sus propias cábalas, que, si la estructura está bien armada, resultarán refutadas por la realidad. El espectador realizará sus juicios previos, cayendo, seguramente en las mismas trampas que cae la sociedad que refleja la pieza. Los prejuicios del espectador son los prejuicios sociales.

¿Por qué Jamil” es una pieza en la que nada parece lo que es. En la que todo resulta ser mejor de lo que en principio parecía. El frío asesino del principio es un joven solidario. El desesperado asesinado es un ser que por fin ha encontrado a paz. Los dos personajes antagónicos e irreconciliables resultan ser dos amigos. El cruel asesinato en un generoso acto de amistad.

Al cerrarse el telón, además de haber presenciado un ingenioso juego de intriga y suspense, habremos sido capaces de descubrir cuánto de bueno hay en el género humano.