Planteamiento, nudo y desenlace (2015)

Estreinaldia: 8 de Mayo de 2015 en el Pabellón 6 de Bilbao
Intérpretes:
PLANTEAMIENTO: Mikel Ibañez, Erik Leal, Idoia Merodio, María Urzelai y Yannick Vergara.
NUDO: Aitor Borobia, Braulio Cortés, Iker Legarda, Koldo Olabarri, Carmen Pardo.
DESENLACE: Alfonso Díez, Leire Orbe, Chema Trujillo, Iñaki Urrutia.

Diseño Iluminación: Iñaki García (TRM)
Dirección: PLANTEAMIENTO: Sonia Villamor. NUDO: Itziar Lazkano (Ayudante de dirección: Sara Barroeta). DESENLACE: Getari Etxegarai.
Autor: Patxo Telleria.

Leer / Descargar  texto completo>

Leer / Deskargatu  Spray euskaraz>

Leer / Deskargatu Txis Pun euskaraz> 

¿Hay en teatro algo más rancio y demodé que el concepto de “planteamiento, nudo y desenlace”? Remite irremisiblemente a leyes obsoletas de la dramaturgia clásica. A tiempos pasados. A estructura encorsetada.

Y sin embargo, el esquema P-N-D, aunque usemos terminología más contemporánea, subyace en muchos de los textos teatrales actuales. En todos aquellos que no recurren a la antitrama en su composición. A veces la trama es poderosa, visible, tangible, externa (arquitrama); otras es sutil, tenue, invisible, interna (minitrama).

Escribí estos textos mientras preparaba un curso de dramaturgia. No tienen la más mínima intención didáctica. Son simplemente ejercicios en los que uso algunos conceptos de estructura dramática, a modo de juego teatral. Con la única pretensión de entretener a los alumnos, familiarizándoles con términos que en otro contexto más académico pueden sonar áridos.

Después ofrecí los textos a Pabellón 6 de Bilbao, concretamente a Ramón Barea, por si les interesaba ponerlo en escena. Elegí Pabellón 6 por mi implicación personal en el proyecto, y sobre todo porque si en algún espacio se podía llevar a cabo este proyecto era allí. Siempre concebí este espectáculo en tres espacios distintos. En cada uno de ellos se desarrolla una de las historias. Es el público el que se desplaza para asistir a cada uno de los actos. Y Pabellón 6 permitía hacerlo de esa manera.

El proyecto gustó y Pabellón 6 lo produjo. Ramón Barea encargó a tres directoras la tarea de montar cada una de las escenas con el elenco que ellas escogieran. La primera pieza se representaba en el espacio abierto del bar restaurante; la segunda en el escenario habitual; la tercera en el foyer de entrada.

Tengo un grato recuerdo de aquel montaje tan inusual, tan loco, tan inviable. Nunca pensé que acabaría siendo puesto en escena.

Categories: Besteak