Monstruo sakratuak (1993)

Estreinaldia: Getxoko Antzokian, 1993ko Abenduak 7an.

Dramaturgia: Patxo Telleriak. Materialeak, talde inprobisaketatik eta  Roland Dubillard, Groucho Marx eta Eugène Ionesco-ren hainbat testuetatik sortuak.

Ekoizpena: Maskarada

Ficha artístikoa. Zuzendaritza: Carlos Panera. Argia: Jon Mesperuza. Aktoreak: Mikel Martínez eta Patxo Telleria

Irakurri / Deskargatu PDF >

“Monstruo Sakratuak” nire bigarren  saioa izan zen dramaturgo bezela. Aurrekoak,  «Marxkarada», nolabaiteko ikutua utzi zidala uste dut, neurri batean (txikian seguraski) xurgatu nuen anaia zoroen estilo absurdo hura.  Eta gainera euskerara ekarri. Euskeraz estilo horretako lehenengo ahalegina zen, eta beraz, ausarta, berritzailea.

Bigarren honetan aurrekoaren eragina somatzen dut. Eta aurrekoan bezela, honetan ere, beste egileen itzalpean edo babespean osatu nuen dramaturgia. Baina aurrekoan iturri bakarra erabili banuen, oraingoan askotatik edan nuen: Roland Dubillard, Groucho Marx, Ionesco…. denak, hori bai, nire beharren arabera moldatu eta filtratuak.

Antzezlanaren atal handi bat, gainera, erdialdetik bukaeraraino, gutxi gora behera, inprobisaketetan oinarritua dago. Entsaioetan eskenak proposatu, irudilatu eta nik, gero, bakardadean, eskenok idazten eta neure erara moldatzen nituen.

Elkarrizketa ero, solasaldi txoro, burutazio eta hitz jokuetan oinarritzen da testu hau. Xinplekeriaren mozorropean, gizartearen iseka egiteko lizentzia osoa hartu genuen.

Mi segundo trabajo como dramaturgo, aún en la versión de adaptador, si bien esta vez dando un paso más adelante en el trabajo creativo.

La primera parte de este texto tiene como base escenas de “Diablogues”, del dramaturgo francés Roland Dubillard, cuyo estilo absurdo nos cautivó desde la primera lectura.

A diferencia del anterior trabajo (Marxkarada), en “Monstruo Sakratuak” hay bastante más cosecha propia, sobre todo en la segunda parte. Se puede decir que fueron mis primeros intentos de “andar solo”.

Esta obra dejó su impronta por varios motivos. Fue la primera vez que Mikel Martinez y yo formamos pareja artística en solitario. En “Marxkarada” ya habíamos dado un primer paso, puesto que la mayoría de escenas verbales las interpretábamos los dos. “Monstruo Sakratuak” era una obra escrita para un dúo. Aún no sabíamos que más de veinte años después seguiríamos pisando los escenarios como pareja de comedia.

Y hablando de comedia, esta obra practicaba un humor absurdo loco e inclasificable, que sin duda caló en la manera de interpretar del dúo artístico, y por supuesto en mi manera de escribir y afrontar las escenas.

Monstruo Sakratuak no tenía el carácter “comercial” de “Marxkarada” y aunque no recuerdo las cifras, creo acertar si digo que la representamos menos, aunque seguramente alcanzaríamos cifras que hoy en día resultarían inalcanzables para cualquier espectáculo en euskera, por exitoso que sea. La razón es simple: en esos años se producía muy poco teatro en euskera, la balanza entre oferta y demanda estaba a nuestro favor. Ahora la demanda es superior, pero mucho más lo es la oferta.   Y eso es excelente para el público, que tiene dónde elegir. Y es también bueno para el teatro en euskera en general, porque la competencia estimula la calidad. Ahora bien, como “empresarios teatrales” estamos obligados a sudar tinta china.

Categories: Besteak