Larru haizetara – Dibertimenduak II (2005)

Egilea: Patxo Telleria
Aktoreak: Patxo Telleria, Mikel Martinez
Zuzendaria: Aitor Mazo
Zuzendari laguntzailea: Itxaso Garmendia
Eskenografia: Aitor Mazo
Musika: Bixente Martinez
Jantziak: Nati Ortiz de Zarate
Diseinu grafikoa: 
Di-da
Mila esker: Jokin Oregi-ri

Irakurri/ Deskargatu PDF >

Sigmund Freud-ek esan zuen “euskal-sexoa” sintagma kontraesanguratsua zela bere terminoetan, “borobil-karratua” edo “funtzionari-kementsua” diren bezela. Guk, arazoa aztertu nahi izan dugu ikuspuntu erabat zientifikotik. Ez gara lehenak, hala ere. Arquímedes-ek ezarria zuen bere garaian oraindik indarrean dagoen lege fisiko bat, erderaz ezagunagoa egiten zaiguna: “La ley de vascos comunicantes: Euskaldunak, infinitoraino iritsi arren sekula gurutzatzen ez diren linea pareleloak dira».

Si Euskera Sencilloaren Manifiestoa fue una planta silvestre que nació sin que nadie lo esperase, Larruaizetara fue un hijo deseado. Decidimos dar continuidad a ese camino que habíamos empezado a trazar, sin ser conscientes de ello, con Manifiestoa.

Con este espectáculo empezamos a ser conscientes de nuestro propio estilo, a definirlo y a reivindicarlo. Empezamos a ser, de verdad, “Ez Dok Hiru”.

La idea de acometer este proyecto fue madurando durante los últimos bolos de Manifiestoa. Fue Mikel Martinez quien más interés puso en seguir esta línea. Yo reconozco que tenía serios reparos. Porque tenía otros proyectos (de cine) entre ceja y ceja, pero sobre todo, porque tenía miedo.

Pesaba en mí mucho la idea de que “segundas partes nunca fueron buenas”. Con Manifiestoa habíamos acertado. El acierto, esto lo sabe cualquier creador, no es programable. Depende del talento y del esfuerzo, pero no sólo. Tenemos ideas mejores y peores.

Recuerdo las últimas actuaciones de Manifiestoa. Llevábamos más de cien, y teníamos el texto tan asimilado que yo era capaz (¡esto no lo reconoceré nunca delante del juez!) de interpretar mi papel mientras pensaba en otra cosa. Y en lo que pensaba era en el siguiente espectáculo. Mejor dicho, lo que pensaba es que no iba a acertar con el siguiente espectáculo. Cada risa, cada carcajada del público, la recibía con la dolorosa sensación de que no se repetiría nunca más. Por cierto, esta situación se ha repetido en las sucesivas entregas de Ez Dok Hiru.

Finalmente escribí el libreto. Necesitábamos un director. Elegimos una vez más a Aitor Mazo.

Larruaizetara es un texto que tiene varias escenas que considero, aún hoy, brillantes, pero soy crítico con el tono general. Debo reconocer que haber escogido el sexo como tema del espectáculo no dice demasiado a mi favor como “dramaturgo de riesgo”. Era una opción fácil, para ganarse el favor del público. Si opté por ello se debe en parte a los temores a los que me refería al principio. Fue, lo digo ahora sin reparos, una elección oportunista y poco valiente.

Además, en ciertas facetas se ha quedado decididamente trasnochado. Los puntos de vista sobre la sexualidad han cambiado mucho, a pesar de que no ha pasado tanto tiempo. Y aunque en algunos momentos y circunstancias es posible que haya quien se esté pasando de frenada, estoy convencido de que hemos cambiado a mejor. A mucho mejor. Hoy escribiría el texto de otra manera, porque yo también he ido aprendiendo de la vida… Y de las mujeres, que nos están dando tantas lecciones.

Categories: Ez dok hiru