Blog

Informe de viabilidad económica de mi empresa teatral

Antes de nada, y por ponernos la venda antes de la herida, anuncio que soy  de letras impagadas,  y que no siento por la economía y las finanzas el más mínimo interés compuesto.

Partimos de la base imponible de que a lo que debemos dar crédito es a nuestra creatividad. Ése es nuestro activo. Es lo que da equilibrio  a nuestra balanza de pagos, lo único que cuenta corriente. Lo aseguramos sin reservas.

Durante el pasado año fiscal hemos amortizado nuestro talento, consiguiendo una notable apreciación de nuestra materia prima, prima solvente y de muy poco riesgo, sustituyendo el déficit de cash con superávit de eficiencia, y  aumentando la demanda externa, con un circulante de espectáculos notable. Por decirlo lisa y llanamente: sin estanflación. O, ahorrando calificativos, el balance ha sido, en dos palabras, ex cedente. Hemos adquirido con nuestro público una gran deuda, esto es, una deuda pública.

Y en el mercado de futuros, ¿qué se divisa? No nos engañemos, el panorama teatral es volátil, por descontado, no faltan indicadores de riesgo,   pero estamos decididos a afrontarlo sin arrendamientos ni moratorias. En estos momentos difíciles no hay que rendirse, y mucho menos aún, rendir cuentas. Debemos continuar nuestra labor creativa, sin preocuparnos por el estado de la economía. Queremos sacar al mercado nuevos productos, nuevos títulos de deuda. Y si algo se interfiere en nuestra labor creativa, se subprime y punto.

Porque en el fondo de pensiones amamos el teatro, no como mera evasión tributaria, sino como opción de vida. Como stock option. Esa es nuestra divisa, y queremos seguir manteniendo la misma línea de crédito. Es difícil, pero querer es poder adquisitivo.

Para seguir adelante pondremos siempre nuestro interés en lo que para nosotros es capital: el arte. Y el arte no tiene precio. No somos economistas, somos de letras. De letras de cambio. No nos importan las balanzas, nuestra única obsesión es nuestro producto interior, por muy  bruto que sea. Ese es nuestro tesoro.  Sin deuda. Y sin duda.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *